jueves, 6 de junio de 2013

.. in deep waters


Sumergirnos. Eso es lo que los hombres hacemos. Porque necesitamos del dolor para sentirnos vivos, para saber que todavía hay algo en nuestro pecho que nos mantiene en pie. De manera automática avanzamos hasta los abismos en soledad, conscientes de que cada nuevo pensamiento es una nueva piedra lanzada a las  sienes con la furia de las entrañas. No somos capaces de aceptar. No soportamos la idea de no tener en nuestras manos una explicación, un por qué que nos convenza y con el que estemos satisfechos. Y, tras tenerlo, continuamos aún adentrándonos en las profundidades de esas emociones que nos ahogan, de esas pasiones que no nos permiten escapar, de esa ausencia de aire que no detiene nuestro ofuscado empeño en buscar el final de un principio que aún no ha tenido tiempo de comenzar. Sufrir nos hace sabios. Con el paso del tiempo. Cuando dejemos de ser estúpidos.

0 comentarios: