martes, 22 de marzo de 2011

.. come here



Gruesas perlas de alma agotada que se deslizan sobre el nácar de esa frente cansada de sentirse sostenida por el peso de unas cejas fruncidas. Pestañas que se molestan entre sí chocando con la violencia de los párpados que las empujan, robándole el mirar a las percepciones. Colmillos que hieren los labios al sentir la presión de esa resistencia que la mandíbula se empeña en no abandonar. La tensión de ese cuello que se vuelve hacia un lado confiando en su fingida invulnerabilidad. Uñas que dejan su huella en las palmas de las manos, partícipes del temblor de esos dedos que tratan de mantener junto a sí el grueso lazo que los ata a la felicidad.
-Ven aquí.
-No. Ven tú aquí.

1 comentarios:

Vento dijo...

Por fin puedo comentar! (:
"Colmillos que hieren los labios al sentir la presión de esa resistencia que la mandíbula se empeña en no abandonar" Fantástico.