jueves, 24 de marzo de 2011

.. evening fairy



Al hada de la noche consulté, y no supo responder más que con esa mística oscuridad que rodeaba por completo su aura. Los secretos que escondían sus labios terminaban resbalando por el frío de su garganta, desapareciendo para siempre. No supo cómo calmar esa intranquilidad que dominaba mi alma, por más que quisiera ayudarme a recordar que el sol, tímido, tras la línea del horizonte, volvería a saludarnos en algún momento. Y, a pesar que no comprendía el motivo de mi angustia, me ofrecía su compañía. La soledad de sus brazos me reconfortaba de alguna manera, y el tacto frío de su piel me hacía apreciar más el calor que emanaba de su protección. Sus mudas palabras se perdían entre la confusión de mis sentimientos y el temblor de mi corazón, sus lágrimas compasivas se fundían con esa mirada de agradecimiento que se reflejaba en sus ojos, con ese estremecimiento que no volví a experimentar jamás. Pues, al alba, se desipó cual recuerdo confuso, cual niebla en penumbras. Pues, al alba, la olvidé.

1 comentarios:

barby pili dijo...

Cuantas veces el alba sólo trae frías despedidas...
Te sigo :)