martes, 26 de abril de 2011

.. dreaming with a broken heart



No tenía nada más que decir, y por esto, no decía nada más. No eran ya necesarias las palabras, ni los gestos de asentimiento, siquiera el significado oculto tras esas pupilas anegadas en lágrimas. Sobraban las explicaciones, las razones, y se perdían con los motivos las consecuencias. El silencio fue el único protagonista de una historia que empezaba por el final, y terminaba al inicio. Se trataba de ese sentimiento que emponzoñaba sus sentidos y nublaba su razón, que se empeñaba en trazar límites en las fronteras que separaban sus decisiones y su felicidad, que se negaba a aceptar cualquier respuesta como la solución a pregunta cualquiera. Era esa sensación confusa, ambigua, la que insistía en sumergirse en una espiral de inseguridades, en un laberinto en penumbras, en una realidad onírica de la que no le resultaría sencillo escapar. Y permaneció soñando, soñando con el corazón roto. Y soñando rompió su corazón.

1 comentarios:

Vento dijo...

Fantástico como siempre (:
PD: Amo la imagen, es sin duda la mejor que has puesto, que envidia ]: