viernes, 29 de abril de 2011

.. mirror paper



Bailaba la tinta sobre la superficie de aquel espejo de papel, deslizándose la melodía de su silencioso eco por los ritmos lentos de una caligrafía precisa. Una palabra, se hacía poesía. Un verso, melancolía. Y entre estrofa y estrofa, un murmullo cercano que advertía del principio de un nuevo punto y final. Sílabas que su amor consumían bajo los trémulos sollozos de las metáforas por las que eran contempladas. El temblor de una coma que amenazaba con arrojarse sobre las lágrimas de cualquier sentimiento que deseara sostenerla, el bostezo de una inicial con afán de protagonismo, la timidez de una letra solitaria. Un sarcasmo anegado de vacío, el orden de un hipérbaton despistado, la distinción de un símil que presume de grandeza, el egoísmo de una repetición que dirige su mirada hacia sí misma. Y, de pronto, una tormenta inesperada. Y, de pronto, la tinta cesa su danza, deshaciéndose en ese mar de confusión donde se ahogan las emociones, donde se pierden para siempre los lamentos. Y, de pronto, los recuerdos dejan de tener sentido.

2 comentarios:

Jorge Muñoz Gòmez dijo...

me encanta esta entrada :)

Black Maiden dijo...

Qué bonita, es genial:)