domingo, 24 de abril de 2011

.. home



Y su hogar volvió a ser el mejor sitio donde estar. Ya no era necesario echar la llave cada noche. Los débiles rayos de la luna de nuevo se filtraban por las rendijas de esas persianas que no permanecían ya siempre bajadas. La madera de las puertas cesaba su armonía con los quicios que antes parecieran encontrarse sellados. Volvieron las paredes a adquirir el color de la luz, y una vez más cada superficie pulida reflejó aquello que justo delante se situaba. No eran ya por más tiempo las sábanas protectoras de un cuerpo que temblaba, sino ese complemento que, en un capricho, deseaba el agotamiento para su descanso. Una cocina que recordó el suave aroma de bizcocho recién horneado; un salón que presumía de la respiración tranquila del sueño de una mascota. Maquillaje impaciente descansando sobre un lavabo que gozaba del recorrido de cada gota de agua; un bloc acurrucándose entre decenas de bocetos sobre un escritorio que disfrutaba del contacto cálido de la creatividad. Y ese suelo sobre el que cada paso dejaba una huella. Hogar, dulce hogar.

2 comentarios:

Salamandra dijo...

Holaa! :D
Gracias por tu comentario en el blog Sueños con humo y palabras! :D
He leído este texto tuyo, en el que comento, y me ha gustado bastante, sobre todo porque (no sé si será así en el resto de tus textos) se relaciona totalmente con el título del blog: utopía.
Ya querría yo un hogar así.. :D
Suerte, y ya sabes, sigue con ello!

barby pili dijo...

Ey! Te digo lo mismo, muchas gracias por el comentario!=)
A mi me ha recordado como... a la vuelta a la normalidad tras la perdida de un amor, no sé, algo así, volver a sentirse dueña de una misma, volver a disfrutar de las pequeñas cosas, ser capaz de sonreir a la vida.
Gracias por hacerme sentir esto!
Sigue escribiendo=)